8 de marzo de 2017

La mansión del radioaficionado

Esta mansión fue construida en los años 20-30 y reconstruida totalmente durante los 80, con estructura de hormigón armado. La reforma se quedó a medias puesto que solo dejaron habitable la planta baja y ampliaciones traseras, sumando un total de 420m2 terminados, y unos 350m2 de la planta primera + bajocubierta, que solo se utilizaron como almacén de mobiliario. 

Parece que la limitación fue el dinero, y pese a que el exterior es impresionante y en el interior encontramos mobiliario lujoso en su mayoría, los acabados no son gran cosa, y es que las viguetas "transparentan" a través de la pintura.



En la fachada trasera se hace patente lo cutre de la reforma, donde se ve claramente el injerto que le hicieron para ampliar el bajocubierta...que por otra parte nunca llegaron a utilizar.



Recibidor, con dos imponentes consolas de pan de oro




En el lado opuesto, una pequeña sala de estar que da a la galería trasera





Salón





Pasillo




Cocina




Uno de los varios baños



Comedor



Dormitorios








Galería trasera





Zona de lavandería




Claraboya que da a una terraza



Oficina







Las únicas escaleras al piso superior. 



Arriba se acumulan diversos muebles, algunos bastante caros y otros ya en muy mal estado.




Lo mejor del lugar está en la "torre" que tiene a un lado, donde encontramos las paredes y techo totalmente recubiertas de tarjetas de diversas estaciones de radio de todo el mundo. Los radioaficionados envían cartas a las radios extranjeras con información sobre la recepción de su señal y éstos a cambio responden con estas postales de recuerdo.








(Fecha del reportaje: 7/2016)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada