29 de noviembre de 2016

El pazo de los arcos conopiales

Este pazo fue construido en el siglo XVIII y tiene 260m2 de vivienda, con otras áreas en la planta baja dedicadas a labores del campo. 

Se estructura en torno a un patio, con una balconada y galería que lo rodea, que hace de pasillo. Lleva deshabitado al menos 3 décadas, y no conserva mucho mobiliario aunque el poco que hay es interesante.

Patio






Cocina



El baño es de los años 20-30, algo muy raro en el rural donde los baños empezaron a ponerse, en su gran mayoría, en los años 60 (pazos incluidos)




Galería





La zona más interesante es esta sala de estar que comunica a dos dormitorios con arcos conopiales







Cuarto trastero con varios útiles de costura




Pasillo interior



Dormitorio



En el comedor solo quedaban algunas sillas




(Fecha del reportaje: 6/2016)

27 de noviembre de 2016

Esos otros lugares (XXVIII)

Más lugares anónimos






Mansión de 1897, casi vacía pero bastante curiosa.











Chalet de veraneo de un conocido empresario defraudador de la zona, que vio sus propiedades embargadas cautelarmente por el juzgado, quedando él encargado de su vigilancia. Obviamente sabiendo que el embargo iba a ser definitivo pasó totalmente de ellas y las dejó peladas al máximo antes de marchar. El resto lo hicieron los medios de comunicación -desinformación y lavado de cerebros-, inventando infinidad de tonterías y poniéndole como un auténtico jeque, cuando la realidad es que sus 2 chalets están en la media de tamaño y lujo de las casas vecinas, y ni siquiera tenían un tamaño desmesurado. Esto, sumado a que casi dieron las coordenadas, hizo que ambos terminasen saqueados al límite en cuestión de meses.















Garaje semiderruido con 2 Chrysler 180. Uno de ellos era solo la carrocería.












Pequeña mansión de los años 10-20 con capilla adosada y algunos toques modernistas. Después de 30 años o más de abandono, poco quedaba por ver.




















Restaurante para banquetes cerrado desde hace un par de años. Estaba completo aunque como siempre desmontado así que perdió gran parte del interés. Nunca entenderé por qué pasar un trabajo adicional en apilar mesas y sillas si total las van a dejar tiradas durante años y cuando vayan a por ellas no valdrán nada!










Mansión propiedad de la diócesis del pueblo donde se hacían las catequesis y seguramente en tiempos viviese el cura. Ahora semivacía.