30 de octubre de 2015

El albergue de diseño

Este albergue fue construido a finales de los años 50 y se compone de 3 edificios: habitaciones, un chalet vivienda independiente y otro para comedor y zonas comunes.

Lleva abandonado muchos años y no queda nada de mobiliario, aunque en este caso los edificios me interesaban por su especial arquitectura.

Empezamos por el edificio común










El de habitaciones



Lo mejor era la escalera









En ambas plantas había un pasillo similar, con muchas habitaciones vacías.



El chalet











(Fecha del reportaje: 5/2015)

27 de octubre de 2015

La casa de las puertas despellejadas

Esta casa aparece como construida en 1940 aunque no fue hasta principios de los 70 cuando se terminó el interior y se habitó. No es muy raro ya que aquí lo de dejar casas a medias no tiene nada que ver con el boom urbanístico de hace unos años, sino que se lleva haciendo desde siempre.

Tiene 3 plantas aunque solo la intermedia era vivienda, de unos 100m2. Al resto no pudimos acceder pero aparecen como almacén y además seguro que estaban sin rematar, con el ladrillo al aire.

Se dejó con casi todo en su interior hace unos 20 años, y no se conserva nada mal aparte de las puertas, totalmente destruidas por la humedad.

Escaleras desde la carretera





Pasillo



Comedor





Cocina





Dormitorios había 4 en total aunque 1 de ellos no lo fotografié por estar lleno de trastos








Baño



(Fecha del reportaje: 7/2015)

24 de octubre de 2015

El hotel de la piscina apestosa

Este hotel fue construido en los años 80 y tiene unos 7500m2 en 4 plantas de habitaciones y la planta baja, de mayor tamaño, dedicada a zonas comunes. 

Tras entrar al edificio vemos que las zonas comunes están llenas de muebles apilados, los originales del hotel, pero almacenados en las salas principales. Ante esto nos llevamos una desilusión pues las zonas comunes suelen ser las más interesantes en los hoteles, pero luego vimos que las habitaciones estaban completas y muchas de ellas con bastante deterioro. 

Para terminar de mejorar algo nuestra maltrecha impresión inicial del lugar, vemos que la piscina interior está llena de agua podrida (conecta con la exterior) y que apenas se puede permanecer dentro debido a la exagerada humedad y el olor de las algas. Hasta ahora una de las que más me ha gustado pues la mayoría suelen estar vacías.



Zona de spa y masajes





Patio interior



Piano por ahí tirado



Comedor a dos alturas repleto de mobiliario diverso



Escalera a la zona de habitaciones











Piscina interior







Carrito de golf



(Fecha del reportaje: 8/2015)