31 de diciembre de 2014

El pazo del ñoñino tuerto

Este pazo fue construido a principios del siglo XIX y tiene 560m2 distribuidos en 2 plantas. 

Lleva deshabitado muchos años aunque sería difícil marcar su abandono en el tiempo, pues se podría decir que "siempre ha estado así". En una foto encontrada en su interior, aparentemente de los años 80, se podía ver a sus propietarios posando frente al pazo, y ya se encontraba visiblemente deteriorado y con muchas ventanas sin cristales.

Una vez en el interior, vemos unos contrastes brutales. Según algunas zonas se encuentran en perfectísimo estado, hay otras que ya se han derrumbado por completo y parece que llevasen 20 años así. Probablemente sean muchos menos, pero la mala calidad de las maderas empleadas ha acentuado el deterioro de tal manera que es peligroso llegar a algunas zonas del edificio. Incluso en las zonas buenas los suelos tienen un tacto esponjoso, y a los pasos fuertes retiembla toda la estancia; nada aislado pues suele ser una constante en los pazos. 


En la planta baja encontramos un gran recibidor con suelo empedrado, que nos lleva a la escalera a la vivienda. El resto de estancias de esta planta estaban dedicadas a almacenaje, bodega y labores del campo.




Bodega




Aquí ya nos imaginamos como va a estar todo



Subimos a la planta principal



La cocina es bastante grande y tiene una lareira en el centro. Por desgracia está bastante llena de trastos.




Enfrente encontramos el comedor, en perfecto estado y con unos muebles preciosos, dignos de una verdadera mansión.












Tras ver otra estancia contigua a esta y en peor estado (foto del techo derrumbado desde abajo) encontramos la parte derrumbada, donde se encontraban al menos 2-3 habitaciones más y el único baño.



Tras lograr pasar al lado contrario con no poca dificultad, encontramos la zona de dormitorios. Sólo dos estaban completos, pero merecían la pena con creces.










Este parecía el principal






Había gran cantidad de casquillos









Y para acabar los restos de una bicicleta en un hueco exterior



(Fecha del reportaje: 12/2014)

28 de diciembre de 2014

La mansión de las rancheras

Esta casa de unos 500m2 fue construida a principios del siglo XX como vivienda para familia adinerada que poseía cierta extensión de tierras, y una granja en la misma finca de la mansión.

El último habitante fue una anciana que dejó la casa sobre 2009, seguramente tras su fallecimiento. No es seguro que por aquel entonces viviese habitualmente en la casa, pero al menos no estaba en estado de abandono como ahora. Lo cierto es que ya en esos años estaba empezando el deterioro en zonas en desuso, ya que hay zonas que aparentan por lo menos 15 años sin mantenimiento.




En la parte trasera encontramos 2 coches familiares y un tractor


Peugeot 405 Break











Volvo V40 retirado de la circulación tras un pequeño accidente por alcance 








En una zona de granja a cierta distancia estaba este Volvo 264 2.7, que llevaba muchos más años parado que los otros.








Tras la entrada principal encontramos la escalera, bastante pequeña como acostumbran a hacer por esta zona.






El piano lo encontramos en otro salón lleno de trastos. Cosa increíble pues este lugar ya había sido visitado por más de una decena de "exploradores" y nadie lo había sacado a la luz. Sabiendo que son muy dados a montar escenas con platos y chorradas así, cuesta creer que viesen el piano y lo dejasen allí.







La primera puerta es un salón comedor precioso
















Otro comedor más pequeño














Por la puerta acristalada se va a otro salón enorme que se usaba como trastero, y es la parte peor conservada del edificio.






La escalera secundaria, al lado de la cocina








La puerta del fondo comunicaba con la anterior escalera, aunque estaba atrancada. El acceso tenía que hacerse desde el exterior.





Vamos arriba por la principal. Hay 4 dormitorios y 2 baños.






El dormitorio principal








Con acceso a este baño




Más dormitorios










Otro baño








El último








El bajocubierta








(Fecha del reportaje: 8/2014, 3/2015)