24 de agosto de 2016

La mansión de las impresoras

Esta mansión fue construida en los años 20 y ampliada en décadas posteriores, quedando finalmente con unos 460-470m2 de vivienda, con planta semisótano dedicada a bodega y almacén.

En este caso el abandono es bastante atípico para el tipo de casa que es, ya que fue dividida en 2 viviendas independientes a causa de una herencia. La planta baja parece que fue restaurada poco tiempo antes de quedar vacía hace muy pocos años, con lo que tanto suelos como pinturas están en estado casi perfecto. Sin embargo la parte superior parecía llevar deshabitada más de una década y solo acumulaba trastos y gran cantidad de impresoras y fotocopiadoras. En su etapa final de uso, viendo las fotos familiares que abundan en el piso de arriba, queda claro que era residencia vacacional de los descendientes en Brasil de los promotores de la casa, aunque ya se aprecia cierto deterioro en los estucos y seguramente dejaron de venir al ser demasiado caro el viaje.


Antes del abandono de la parte baja hubo una mudanza, donde como es habitual solo dejaron los peores muebles y objetos que no les interesaron. Aunque la verdad viendo los viejos sofás y resto de muebles, no creo que el resto fuesen de gran calidad ni apariencia. Si tienes la mansión amueblada cual palacio, no tienes un comedor que es cutre hasta para una casa de campo y unos sofás de piso barato, y más considerando que en este país los muebles son buenos hasta en las casitas.


Destacan los preciosos techos del recibidor y un par de salones de la planta baja y también los sanitarios ingleses originales de la casa, bastante difíciles de encontrar al ser la primera zona que se reforma y el mal criterio que suele imperar. Muchas veces a la hora de reformar ya no tenían el mismo poder adquisitivo que al inicio y eran capaces de tirar las carísimas piezas inglesas para poner las más baratas del mercado en ese momento.





Recibidor






Salón




Gabinete al otro lado del recibidor



Pasillo



Lo que sería el comedor, parte más elegante de la casa








Baño









Galería con ventanas de los 60, que sería balcón abierto en un inicio




Cocina



Comedor feo. Tanto esta sala como la cocina estaban en una ampliación de hormigón de los años 30, y los forjados tenían una flecha exagerada, apreciable a simple vista.



Escaleras al piso superior, apañadas de mala manera cuando dividieron la casa con tableros de contrachapado.







Dormitorio




El cuarto de las impresoras








Cocina







Baño



(Fecha del reportaje: 1/2016, 3/2016)